Un fuerte terremoto sacude México

Un fuerte sismo de magnitud 7,5 afectó el sur de México, incluida la capital, comunicó el Centro Sismológico Europeo-Mediterráneo (EMSC).

Según precisa el Servicio Sismológico Nacional de México, el epicentro del terremoto tuvo lugar unos 23 km al sur de Crucecita, estado de Oaxaca.

En las redes sociales los internautas publican vídeos y fotos de los efectos del movimiento telúrico.​​

El presidente del país, Andrés Manuel López Obrador, publicó en su cuenta de Twitter un mensaje al pueblo donde evaluó la situación frente al terremoto.

«Hasta ahora no nos han reportado daños», dijo el mandatario en un vídeo grabado mientras hacía una llamada por celular desde el patio del Palacio Nacional, sede del Poder Ejecutivo, con el director federal de Sistema Nacional de Protección Civil, David León.

En los estados centrales de México, Puebla, Morelos y los sureños Oaxaca, Chiapas y Guerrero, los reportes son sin daños, dijo el mandatario en una segunda llamada a las 11:00 locales (16:00).

El mandatario pidió «actuar con precaución por posibles réplicas», en compañía del jefe de la Defensa nacional, general Luis Crescencio Sandoval y otros altos funcionarios.

Por su parte, Claudia Sheinbaum, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, aseguró en su cuenta de Twitter que «hasta el momento», no se han registrado incidentes graves.

«En sobrevuelo cóndores de la @SSC_CDMX, hasta el momento no se reportan incidentes graves. Continúan los protocolos de revisión», tuiteó.

En el primer informe se señaló que la magnitud del terremoto fue de 7,1 y a los minutos lo actualizó a 7,5.

El sismo comenzó a sentirse de manera ondulatoria de una manera creciente y prolongada, y algunos habitantes expresaron que sintieron mareos durante el remezón.

En los hospitales de la Ciudad de México y de Oaxaca, capital colonial del sureño estado del mismo nombre, las autoridades decretaron máxima alerta.

La alerta sísmica sonó en la Ciudad de México, y miles de habitantes desalojaron sus casas y edificios.

En la capital del país, la alerta sísmica suena en las cámaras de vigilancia de la megalópolis y altavoces sísmicos, conectados a sensores en las costas del Pacífico, donde se localizan la principales puntos de choque entre placas tectónicas, que activan alertas antes de que las ondas sísmicas lleguen al altiplano central del país.

Los altavoces de más de 6.200 cámaras de seguridad se activan en caso de terremoto, unos 50 antes de una sacudida que supere los 6 grados.

Los sismos más mortíferos en fecha reciente ocurrieron el 7 y 19 de septiembre del 2017, cuando murieron 470 personas en todo el país, de ellos 228 fallecieron en la capital, con daños a viviendas y edificios cuya reconstrucción costará unos 2.000 millones de dólares.

Con información de Sputnik

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *