TRUMP Y EL PEOR DÍA DE SU VIDA

TRUMP Y EL PEOR DÍA DE SU VIDA

Por Juan Raúl Gutiérrez Zaragoza

El todavía Presidente de Estados Unidos tuvo ayer 6 de enero el primer peor día de su vida, mismo que puede convertirse en el segundo de confirmarse que será sometido a diversos procesos legales al término de su mandato que podrían desembocar en una sentencia condenatoria que culmine con la cárcel.

Para el momento de esta publicación ya todo el orbe tuvo conocimiento de los deleznables acontecimientos sucedidos el día en el Capitolio de Estados Unidos en Washington, D.C., sede del Congreso de nuestro socio comercial más importante, mismo que hasta esta madrugada certificó la victoria electoral del binomio BIden-Harris por 306 votos a favor por 232 en contra de la dupla Trump-Pence.

En días pasados en este medio advertí que “buena parte de la atención mundial estará en ver a los miles de estadounidenses que saldrán a las calles de Washington, D.C. para formar un frente común en defensa de Trump, con objeto de evitar que Biden llegue a la Presidencia de Estados Unidos, lo que significaría que Trump enfrente varios procesos legales en su contra. Seguro veremos marchar a grupos de ultra derecha como los Proud Boys, Patriots y otros supremacistas blancos, ¿recuerdan la frase de Trump en el primer debate? “Retrocedan y esperen” mencionó, parece que el tiempo de espera concluyó, pasarán a la acción”.

Desgraciadamente no falló el pronóstico y las huestes que apoyan a Trump no solo marcharon en pro de la causa perdida del magnate estadounidense reclamando un supuesto fraude electoral en la contienda presidencial del pasado noviembre, sino que irrumpieron de manera violenta en el edificio que alberga las dos cámaras del Congreso de los Estados Unidos.

Lamentablemente el violento asalto al Capitolio pasará a la historia como el segundo acontecimiento de esta naturaleza, el recuerdo anterior nos lleva a la guerra anglo-americana en 1814, el saldo de éste arroja al momento 52 detenidos y 4 muertes, tres de ellas por condiciones médicas y otra producto de una bala en el pecho, según la alcaldesa de Washington, D,C., Muriel Bowser.

El nombre de la mujer acaecida en las instalaciones del edificio federal no se ha hecho oficial, sin embargo, estoy en posibilidad de mencionar que se trata de Ashli Babbit, partidaria del grupo QAnon, agrupación que alimenta las teorías de la conspiración publicadas originalmente por uno de los abogados de Trump, L. Lin Wood.

Bien, regresando a Trump y a su fatídico día de la Epifanía, es menester recordar que nuestro personaje no ha salido bien librado de ninguna batalla en pos de la defensa de su “triunfo” electoral, la mala noticia para él es que después de los hechos señalados no será ni su última batalla, ni su última derrota.


Exactamente hace una semana en los micrófonos del programa radiofónico “Tela de Juicio”, mencioné la posibilidad de una renuncia al cargo por parte de Donald Trump, para que el vice-presidente Mike Pence asumiera el cargo y le concediera un indulto anticipado todo como parte de una estrategia de blindaje legal posterior a la conclusión de su mandato, hoy es otro el panorama al distanciarse de Pence, ya que el Vice-presidente tuvo un comportamiento de hombre de Estado y se negó a acceder a las peticiones de invalidez de la elección presidencial que en repetidas ocasiones le hiciera Trump, situación que por cierto, no está en las facultades de un vicepresidente en funciones de Presidente del Senado.


Hoy es más probable que se invoque la vigésimo quinta enmienda, que es la herramienta constitucional que marca la ruta para la salida anticipada de un Presidente de Estados Unidos por incapacidad, mecanismo que puede iniciar el propio Vice-presidente Pence, enviando al Congreso una carta avalada por al menos ocho miembros del gabinete.

Los acontecimientos en el Capitolio borraron casi por completo otra mala noticia para el Presidente Trump, al darse a conocer el resultado de las elecciones especiales para escoger dos Senadores en el estado de Georgia, los candidatos demócratas Raphael Warnock y Jon Ossoff, que superaron a los republicanos Kelly Loeffler y David Perdue, ahora cada partido tendrá 50 senadores y en caso de empate, la Vice-presidente Kamala Harris tendría el voto decisivo al ser la Presidente del Senado.

Pero el mal día de Trump todavía no terminaba, ya entrada la noche para reanudar la sesión en el Capitolio, suspendida por obvias razones, el Presidente se fue quedando sin apoyo de los senadores de su partido, quien presentarían las objeciones a los resultados electorales enviados por los estados de la Unión, de los 12 Senadores que empezaron con esta estrategia, encabezados por Ted Cruz, al final solo apoyaron esa estrategia 6 de ellos.

Concluyo esperando que estos 13 días que faltan para que el 20 de enero a las 12 del medio día tome posesión de la Presidencia Joe Biden, no sean de tan alta tensión como advierto que serán ya que de aquí a la transmisión del poder todavía pasarán muchas cosas.

¿Exagero? Me dicen el 21 de enero.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *