TIENE TLAJOMULCO CRIADERO DE MARIPOSA MONARCA

Con el fin de apoyar la procreación de la Mariposa Monarca, el Gobierno de Tlajomulco tiene un Mariposario a cargo de la Dirección General de Protección y Sustentabilidad Ambiental. Este espacio cuenta con la reproducción de plantas para alimentación y reproducción de diferentes especies de la mariposa, entre las que destaca la Monarca.

La dependencia del Gobierno de Tlajomulco se encarga de sembrar las plantas que sirven para que la mariposa se reproduzca y se alimente. La vegetación que se trabaja en el Mariposario es: Algodoncillos, mastuerza y pasiflora, que funcionan para la incubación del huevecillo. Las mariposas se alimentan en la buganvilia.

“Llega la mariposa monarca, deja el huevecillo en la parte de debajo de esta planta, de la hoja. En huevecillo dura cinco días, después sale y en la etapa de larva, oruga, dura de diez a quince días, esto depende de la temperatura y humedad. Después en capullo, también dura de diez a quince días y por fin la mariposa”, expresó Jessica Chávez, encargada del Mariposario.

Al nacer la mariposa, esta se encarga de repetir el proceso de reproducción. En una posición llega a colocar 30 huevecillos y durante su vida pone de 300 a 400 huevecillos. Una mariposa vive entre un uno y mes y medio en promedio.

El Mariposario efectuó la liberación de 50 Mariposas Monarca dentro del Bosque Cerro Viejo, en Tlajomulco. Tras recorridos realizados en el área verde se detectó presencia de plantas idóneas para la reproducción y alimentación. De igual forma, se han observado a diversas especies de este insecto dentro del bosque.

El objetivo es “mantener la especie en Cerro Viejo, ya habíamos hecho un registro aquí. Fueron 50 mariposas, todas traídas del Mariposario de Santa Fe, ahí se hizo la cría, desde el huevecillo, la oruga, el capullo, y por fin la mariposa. Traemos algunas recién nacidas”.

“Las Mariposas son indicadores biológicos, entonces ellas nos indican si tenemos aire contaminado, el suelo contaminado, si tenemos un lugar con estas características no existen tantas mariposas, pero cuando tenemos un lugar donde hay plantas, donde el aire es un poco más limpio, nos está indicando que se está restableciendo la parte de la biodiversidad”.

Los colores y la forma en la que vuela una mariposa llaman la atención de las personas. La función de este insecto no sólo es asombrarnos, también contribuye a la polinización, forma parte de la cadena trófica de los seres vivos y es un indicador ecológico de la diversidad de los ecosistemas.

Es importante que la población que visita “El cerro Viejo” y a los vecinos de la zona colaboren con la conservación de la mariposa. Por eso se invita a tener plantas con flor en casa y no matar las orugas o mariposas. En el Mariposario se otorgan talleres continuos para que los asistentes conozcan el proceso de la metamorfosis. Los espacios de capacitación son: los miércoles de 15 a 16 horas y los viernes de 10 a 11 horas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *