Seguro Popular sí era popular: Julio Frenk Mora

Seguro Popular sí era popular: Julio Frenk Mora

El gobierno actual decidió, sobre la base de prejuicios ideológicos, desmantelar el Seguro Popular (SP) y sustituirlo por el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), y se interrumpió así el proceso de democratización de atención a la salud, así lo afirmó el Exsecretario de Salud federal, doctor Julio Frenk Mora.

  “El INSABI representa un verdadero retroceso democrático porque reduce los derechos de la población sin seguridad social, y está creando las condiciones para una privatización de facto de la atención a la salud, que expone a las familias más pobres al riesgo de incurrir en gastos catastróficos y empobrecedores”, denunció Frenk Mora, durante su conferencia “Salud: la democratización interrumpida”, que impartió este 3 de marzo en el Paraninfo Enrique Díaz de León, en el marco de la Cátedra Latinoamericana Julio Cortázar, y que tuvo como asistentes al Rector General de la Universidad de Guadalajara (UdeG), doctor Ricardo Villanueva Lomelí y al Vicerrector Ejecutivo, doctor Héctor Raúl Solís Gadea.

  “Miles de niños que requieren de cuidados intensivos neonatales y mujeres que sufren cáncer de mama no tendrán acceso al tratamiento que requieren, a menos de que sus familias paguen de su bolsillo o se acojan a la acción asistencialista, y quizás clientelar del gobierno. Estas familias volverán a enfrentar, como era común antes del SP, la terrible disyuntiva de arruinarse económicamente con tal de atender la salud de sus seres queridos. Los más pobres serán los más afectados”, abundó Frenk Mora, actual Rector de la Universidad de Miami.

  Expresó que la limitación de los derechos sociales se verá agravada por la pobreza del diseño financiero del nuevo instituto.

  “Los cambios a la Ley General de Salud señalan que el gobierno federal destinará recursos para el INSABI que no deberán de ser inferiores a los recursos del ejercicio fiscal inmediato anterior –resaltó–, incrementado por la inflación. Esta fórmula muy simple contrasta con la fórmula del Seguro Popular, que permitió generar recursos muy por encima de la inflación”.

  El ponente expresó que el SP, contra lo que se ha dicho de manera infundada, sí era popular, y uno de los programas sociales más progresivos que se han implantado en México en los últimos 40 años. Muestra de ello es que en 2018, el Seguro Popular contaba con 53 millones de afiliados; 97 por ciento de los cuales pertenecían a los tres deciles de menores ingresos.

  Este programa fue sujeto a rigurosas evaluaciones externas que demostraron su contribución a la salud, la nutrición y el bienestar de la población más pobre de México, detalló.

  “El Seguro Popular permitió ampliar considerablemente los recursos públicos para la salud, y así extender la cobertura de atención a un número sin precedentes de personas. La ampliación de la cobertura de Protección Social se asoció con efectos positivos importantes, y se ha calculado que el Seguro Popular evitó 81 mil muertes en menores de un año, entre 2008 y 2017, es decir, alrededor de 8 mil 500 muertes por año”, afirmó Frenk Mora.

  El SP redujo también a la mitad el número de hogares que experimentan gastos catastróficos y empobrecedores por motivos de salud, los cuales pasaron de 1.3 millones en 2000 a 683 mil, en 2014. “Estos datos demuestran, de manera contundente, que el Seguro Popular sí era, en efecto, un seguro”, dijo.

  Estos logros permitieron vislumbrar un horizonte cercano en el que, finalmente, todos los mexicanos pudieran hacer efectivo su derecho a la protección de salud. La población con un seguro público de salud había pasado de 40 millones en 2000, a 98 millones en 2015.

  “Sobre la base de lo construido había que hacer un esfuerzo renovado para extender la atención de salud a los 20 millones de mexicanos aún excluidos, mejorar la calidad de atención y corregir efectos remanentes en la operación de los servicios, incluyendo los casos de corrupción; pero la cobertura universal de salud realmente parecía estar al alcance”, subrayó.

  Haciendo un recuento histórico, Frenk Mora expresó que la Constitución Mexicana ya consignaba la protección al derecho a la salud, pero no todos los mexicanos podían ejercerlo. La mitad de la población, por motivo de su estatus laboral, disfrutaba de la protección que ofrecía la seguridad social y los beneficios que podía recibir la población no asalariada no estaban definidos, ni estaban tampoco definidos los mecanismos financieros que podían garantizar su viabilidad.

  Fueron estos beneficios y mecanismos los que especificó la reforma a la Ley General de Salud, en 2003. La cual dio origen al Sistema Nacional de Protección Social en Salud, y su brazo operativo, el SP, que extendería la protección social en salud a la población que carecía de seguridad social.

  El nuevo esquema se financió con recursos federales, a los que se sumaron una aportación estatal y una pequeña contribución familiar, que dependía del nivel económico y que era de cero en el caso de las personas pertenecientes a los deciles de menores ingresos.

  La presentación del doctor Frenk Mora estuvo a cargo del Director General del OPD Hospital Civil de Guadalajara, doctor Jaime Federico Andrade Villanueva.

  Previo a la conferencia, los asistentes guardaron un minuto de silencio por la muerte del doctor Silvestre Frenk, pionero de la endocrinología pediátrica en México y padre del doctor Frenk Mora.

Con información de Prensa UdeG

Your email address will not be published. Required fields are marked *