¿PLAGAS BIBLICAS? ¡NO, JALISCO!

Resalta una nota aparecida hoy en el diario “Mural” que Jalisco supera en muertes por Covid-19 a países como Portugal, Japón y Austria, entre otros, al contabilizarse a la fecha 1,904 defunciones y la situación no pinta nada favorable para los que aquí vivimos, ya que la movilidad continúa siendo mayor al 70 por ciento, se abren cines, casinos y centros recreativos, lugares que per se motivan a las concentraciones masivas de personas. Lamentablemente la estrategia que al principio le dio muchos puntos favorables al gobierno de Enrique Alfaro, hoy se encamina sin freno, al fracaso. Sigo pensando que les falló el calculo a sus asesores cuando creyeron, al igual que en el Gobierno federal, que el Coronavirus por las condiciones climáticas y propias de los mexicanos iba a ser parecido a lo que pasó hace una década con la influenza AH1N1.

Sin embargo, hay otros factores que le están pegando a los jaliscienses desde hace tiempo y no dan tregua, entre ellos el dengue, donde también Jalisco es líder nacional, basta recordar que en 2019 se registraron 11 mil 727 personas infectadas y 49 fallecimientos y en lo que va del 2020, van mil 569 casos acumulados y una docena de defunciones, y se viene el temporal de lluvias que agudizará seguramente la crisis.

Asimismo, la violencia no para, en este año se han registrado alrededor de 3 mil homicidios dolosos y 40 feminicidios, se han reportado alrededor de 10 mil 500 desapariciones y ni que decir del gran cementerio clandestino en que se ha convertido, en apenas un año y medio del actual sexenio ya suman 428 los cuerpos de personas asesinadas descubiertos en 137 fosas en diversos municipios del estado.

Como lo vemos, los grandes problemas que este gobierno “refundador” heredó de su antecesor priísta, no se han podido revertir, por el contrario, se han salido totalmente de control sin que se vean estrategias inteligentes de soluciones a corto, mediano y largo plazo. Que Dios nos agarre confesados ante el riesgo de caer en alguna de estas plagas desbordadas…

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *