PEDRO KUMAMOTO:SOY DE AQUÍ, PERO NO SOY CÓMO LOS DE AQUÍ

No está muy lejano, el día en que un joven de Zapopan, calificado de brillante, y señalado, incluso, como el Joven Maravilla, decidió que ya era tiempo de saltar de la realidad virtual, al terreno de los hechos reales y tangibles, en el campo de la política.

Recibió aplausos y apoyos, principalmente de los jóvenes, que vieron con simpatía a ese joven arrojado, que no requería del vetusto, maloliente y cansado sistema de partidos políticos, y se lanzaba por la vía independiente.

Aquello fue un fenómeno porque resultaba inusitado que tuviera tanto apoyo y simpatías, un político, desarrollado de la tradicional vía institucional de los partidos.

Lo vimos con mucho interés, cómo hacía una campaña diferente, no sólo sin partido, sino acusando de corrupción y traición al electorado, por parte del viejo sistema.

Valiente y arrojado, el entonces joven maravilla, con pocos recursos y casi nula experiencia política, se iba al frente de las encuestas en un distrito Zapopan, que por décadas dominó el PRI, y luego el Partido Acción Nacional, al que pertenecían los Vicencio Tovar, que le abrieron la cartera, para demostrarle que su apoyo no era de saliva.

Así, ante la estupefacción de los partidos, y el asombro de los analistas de la política, ganó holgadamente la diputación local.

Ya en el Congreso, prometió mucho y mostró poco.

Fue el diputado independuente, una calca fiel de los legisladores partidistas, salvo que éstos no traían consigo, un pingüino de peluche, que lo acompaña a hasta al baño, y que le decía «mi asesor». Nunca se supo quien asesoraba a quien.

Pero Pedro Kumamoto, perdió la virginidad política, y hoy celebra que ya, casi tiene su propio partido político, y dice como aquella muchacha que defendía su virtud con la frase de: sí soy de aquí, pero no soy como las de aquí.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *