Oposición sin posición.

Oposición sin posición.

Leo una nota que habla acerca de las amenazas de Donald Trump, quien a través de un memorándum emitido ayer en la Casa Blanca, considera cesar la ayuda financiera a nuestro país, si no demuestra con datos fidedignos su compromiso para desbaratar a los cárteles y a sus empresas criminales. En pocas palabras, sancionarnos si el gobierno no le echa algo de ganas para detener el narcotráfico.

Por otra parte, se llevó a cabo la demagógica rifa del avión presidencial, cuyo proceso y resultado quedarán en la memoria histórica como una de las ocurrencias más grandes en el México contemporáneo, que ante la eficacia como método de distracción ante los grandes problemas del país, ya se está pensando en rifar los bienes decomisados al crimen organizado.

Mientras esto pasa, la epidemia del Covid-19 no da respiro ni tregua, van 72 mil muertos y no se ve para cuando se aplane la curva, evidenciando un fracaso total en la ¿estrategia? ¿Acaso en algún momento realmente hubo una? Del gobierno federal, que dicho sea de paso, jamás estableció una coordinación con los gobiernos estatales para prevenir contagios y muertes, las que López Gatell afirmaba en abril que sería catastrófico un escenario de 6 mil defunciones. Y no pasa nada.

Asimismo, la detención de Emilio Lozoya fue vendida como el gran golpe a la corrupción de los dos anteriores sexenios y que veríamos juzgados a altos funcionarios, entre ellos los ex presidentes Peña y Calderón, sin embargo, como en la Roma antigua, el actual mandatario decidió hacer una consulta para que fuera el pueblo bueno y sabio quienes decidieran llevarlos o no a rendir cuentas de sus actos. Ante la poca respuesta de la gente, fue el mismo AMLO quien tuvo que enviar al Senado la iniciativa para una nueva consulta popular para enjuiciar a los ex presidentes, pero nadie ha hecho nada sobre los sobres con aportaciones que recibió su hermano Pio.

Y podríamos dar más botones de muestra acerca de los problemas que enfrenta el país, sin embargo, lo que sí es notorio es una ausencia de la oposición en México, los partidos contrarios a Morena y AMLO están desarticulados, sin ideas, con poco ánimo de establecer una estrategia frontal y solo recurrirán, como cada tres años, a apostarle al hartazgo de la gente ante las demandas no satisfechas por el gobierno en turno, sin hacer un trabajo político serio ante un gobierno carismático pero de muy pobres resultados.