NÚMERO A NÚMERO, SE ACOMODA EN SU LUGAR A LOS NUEVOS GOBIERNOS

Durante muchos años, ambos buscaron con insistencia detentar el poder desde la primera magistratura del país y la del Estado también. Ambos en muchas ocasiones, se dijeron incomprendidos y desplazados y buscaron diversos partidos políticos que los impulsaran para llegar a sus objetivos. También por muchos años, fueron los acérrimos críticos del sistema y de los resultados de las administraciones públicas. Ambos también, decían saber hacer las cosas de manera diferente para dar mejores resultados y que lo harían al llegar al poder. Andrés Manuel López Obrador hoy presidente, y Enrique Alfaro Ramírez gobernador de Jalisco, generaron altísimas expectativas de cambio.

Curiosamente, ambos coincidieron en gobernar después de haber derrocado a los que tanto criticaron.  Hoy son ellos a los que le toca ser evaluados. Hoy toca ver, si realmente eran o son las personas que dijeron ser en las campañas políticas, esos políticos capaces de hacer que las cosas mejoren. Hoy se cumplen 180 días de gobierno.

Este análisis, solo se centrará en dos datos, muy sensibles, por cierto, Seguridad y Economía, por lo que solo con base a esas dos variables, estaremos haciendo nuestras observaciones. Veamos pues los resultados:

Seguridad Pública:

Si partimos de las críticas que ambos personajes hacían a los resultados en las estrategias de seguridad implementadas en administraciones anteriores, veamos los resultados hoy en día en comparación con el año inmediato anterior al que les toco gobernar:

Según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en todo el territorio nacional de enero a abril de 2019 se han cometido 653,087 delitos en general, que, dividido en 4 meses, estamos hablando de 163,271 delitos promedio al mes en este año.

Si además sumamos los 149,283 delitos cometidos en diciembre 2018, y los 163,271 promedio de mayo, estamos hablando que los últimos seis meses se han cometido 965,641 delitos del 1ero de diciembre de 2018 al 30 de mayo de 2019, es decir un promedio de 5,364 delitos cometidos cada día, una terrible cifra de 3.7 delitos cada minuto del día. De esos delitos, 82,073 se cometieron en Jalisco en el mismo periodo, es decir, casi uno de cada 10 delitos que se suceden en el país se efectuaron en tierras del mariachi y el tequila.

Mismo periodo, pero de diciembre de 2017 a mayo de 2018 a nivel nacional se cometieron 937,924 delitos de los cuales se realizaron en Jalisco la cantidad de 83,436.  Es decir, igual promedio de 5,210 delitos por día, casi misma proporción de 3.6 delitos cada minuto en el país y 1 de cada 10 delitos efectuados en Jalisco.

Como observamos, a nivel federal existe un incremento de más o menos 3 % de delitos cometidos y en Jalisco, hubo una disminución de delitos en el orden de 1.5 % aproximadamente.

Esta variación de 3 % a nivel federal y 1.5 % a nivel local, nos hace inferir lo siguiente: si bien las nuevas estrategias de Guardia Nacional y de Refundación apenas comienzan a operar, no tienen resultados positivos o los resultados son marginales. La incidencia delictiva tiene el mismo comportamiento de un año a otro, de una administración a otra, por lo que podemos decir que “o las estrategias no han arrancado, o hay que apretarlas, pues no hay resultados positivos, en términos estadísticos”. Si tuviéramos que dar una calificación en el rubro de la seguridad, diríamos que las estrategias no van por buen camino y urge consolidar, antes de que reprueben.

Economía:

Este rubro califica a la política nacional, pero sin duda impacta a los Estados. El crecimiento o no de las actividades productivas de una entidad federativa, aunque no depende al 100 % de políticas locales, si refleja el grado de gestión gubernamental que un Gobernador hace ante la federación.

Por ello, aunque evaluaremos sólo indicadores nacionales, nos ayudará a darnos una idea de que está haciendo nuestro gobernar ante los resultados.

Analicemos el PIB

Primero que nada, aclaremos que el producto interior bruto (PIB) es un indicador económico que mide la riqueza de un país. Es decir, la producción de manzanas, leche, libros, barcos, máquinas y todos los bienes que se hayan producido en el país hasta los servicios de un taxi, un dentista, un abogado o un profesor, entre otros.

Cuando comparamos el PIB de un trimestre con el trimestre anterior, obtenemos la tasa de variación intertrimestral, es decir, el crecimiento económico que está experimentando el país. Si comparamos el PIB de un trimestre con el mismo trimestre del año anterior, obtenemos la tasa interanual.

Veamos entonces que está pasando:

Según datos del INEGI

1er Trimestre de 2019 PIB Nacional: 0.1

4º Trimestre de 2018 PIB Nacional: 1.6

1er Trimestre de 2018 PIB Nacional: 2.2

Esta última medición es a mayo de 2019 y encontramos que los 20 sectores de las actividades primarias, secundarias y terciarias que mide INEGI, 12 se encuentran sin crecimiento, de hecho, están en número negativos, especialmente los sectores de:

Minería; Generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final; Construcción; Industria Manufacturera; Comercio al por mayor; Corporativos; Servicios educativos; Servicios de esparcimiento culturales y deportivos, y otros servicios recreativos y Servicios de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas.

Es justo en estos sectores donde el presidente López Obrador ha hecho énfasis y los resultados saltan a la vista. Podemos ver que donde ha puesto interés y ha dictado directrices, tales como la cancelación construcción del aeropuerto de la ciudad de México, la cancelación de las subastas eléctricas; el retorno del uso del carbón; la cancelación de la reforma educativa; la cancelación de la fórmula 1; la cancelación de la promoción turística; los incrementos salarios en zonas fronterizas donde se ubican las industrias manufactureras y el tema de precio de gasolina, obviamente, ya tienen resultados. Y estos no han sido positivos.

Solo para ratificar lo anterior, al igual que INEGI, el Banco de México disminuyó la expectativa de crecimiento bajando el pronóstico que se tenía para 2019 de 2% de crecimiento del PIB anual a 0.8%. Es claro, la economía de México no creció y está como señaló hace unos días Bloomberg, en recesión técnica.

Jalisco es un gran productor agroalimentario y ese rubro no ha tenido un fuerte impacto, quizá por eso no estamos viendo graves afectaciones; pero ya hay una alerta prendida, nuestra entidad también es gran manufacturador de autopartes y componentes electrónicos, así como uno de los gigantes en el sector de la construcción y del turismo.

Al menos el Gobernador Alfaro, ya debería estar prendiendo focos rojos y advertir al ejecutivo federal, sobre lo que puede venirse.

Son apenas 180 días, pero los números están ahí; son fríos, sin interés, sin sesgo. Verlos, entenderlos e interpretarlos nos ayudan a conocer cómo van desempeñándose los que nos gobiernan. No mienten, sólo acomodan a cada uno en su lugar.

Hasta la próxima

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *