Nuevos partidos políticos se debaten entre oferta de rostros nuevos y viejos

Mientras que las cinco organizaciones que buscan obtener su registro como nuevos partidos políticos nacionales presentan a perfiles gastados, los dos nuevos institutos que buscan lo propio a nivel local, tienen rostros frescos y con paridad de género.

  Lo anterior es uno de los hallazgos del estudio elaborado por el Observatorio Político Electoral del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

  El investigador del observatorio, doctor Andrea Busoletti, detalló que cinco organizaciones buscan el registro nacional; de éstas, cuatro tienen como dirigentes o figuras más visibles a hombres mayores de 50 años que ya pertenecieron a otros partidos políticos en anteriores procesos electorales.

  En contraste, en Jalisco, dos asociaciones buscan convertirse en partido político local con jóvenes al frente de la generación millenial, quienes no tienen experiencia previa en este tipo de organismos. Además, hay paridad de género (una dirigente mujer y un hombre).

  El estudio analizó las 106 solicitudes de asociaciones que pretendían ser partidos políticos nacionales, de las cuales, 82 pasaron a la primera fase y se encuentran en revisión final por el Instituto Nacional Electoral (INE); sólo cinco obtuvieron más de las 232 mil firmas solicitadas.

  “En este estudio destaca que de las organizaciones que buscaban ser partido a nivel nacional, eran en su mayoría encabezadas por hombres, líderes de la generación Baby boomer, residentes en la Ciudad de México y casi la mitad son perfiles con antecedentes en algún otro partido político, en la mayoría expriistas o partidos que perdieron el registro”, apuntó Busoletti.

  Las cinco organizaciones finalistas son: Redes Sociales Progresistas, Encuentro Solidario, Grupo Social Promotor de México, México Libre y Fundación Alternativa.

  “Cuatro, de cinco, son lideradas por hombres de esta generación Baby boomer, con liderazgo en la Ciudad de México. Y los cinco tienen antecedentes en otros partidos políticos: dos en Nueva Alianza, uno en Encuentro Social y un expriista”, desglosó Busoletti.

  En lo local, de 17 organizaciones sólo 10 pasaron el primer filtro para obtener firmas y organizar asambleas; pero solamente dos obtuvieron el número suficiente de firmas y asambleas,  por lo que esperan que el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) les confirme su registro.

  “De esos 10, ocho eran con mujeres y dos con hombres, y una distribución paritaria de generaciones. Sólo cuatro tenían información sobre la edad de los dirigentes. Uno era de la generación Baby boomer, tres de la generación millennial. De los dos en revisión final, ambos dirigentes son millennials. Todos son liderazgos del Área Metropolitana de Guadalajara. Cuando observamos el perfil de los dos que están en fase de revisión por el IEPC, es paritario y ambos millenial. En Futuro, Susana de la Rosa, sin experiencia partidista, aunque fue candidata a diputada independiente y en Hagamos, Ernesto Gutiérrez, quien tuvo un tránsito en la política estudiantil. Así que estrictamente ninguno ha tenido experiencia partidista”, explicó Busoletti.

  Algo que resaltaba era la dificultad para encontrar información de los perfiles de las 82 organizaciones nacionales: sólo tres de 10 tenían un sitio web activo y sólo cuatro de cada 10 tenían contacto vía correo electrónico. El mayor canal de acceso fueron las redes sociales: seis de 10 aspirantes contaban con alguna de ellas. Sin embargo, las dos organizaciones admitidas a revisión final contaban con todos estos instrumentos de comunicación.

  En caso de que el  INE y el IEPC otorguen los registros, los partidos nacionales pasarían de siete a 12, y en Jalisco, competirían 14 (12 nacionales y dos locales), estas organizaciones encontrarán una cerrada disputa por mantenerse.

  “Esto significa que el mercado electoral es el mismo, pero puede haber una competencia más cerrada, porque más actores contienden el mismo caudal de votos. Y si consideramos que en elecciones intermedias la participación suele bajar, la lucha es más cerrada”, concluyó Busoletti.

Con información de Prensa UdeG
 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *