MI CORAZÓN CHIVA

Como aficionada a las Chivas del Guadalajara, no me queda más que ver con tristeza y preocupación la crisis por la que atraviesa desde hace más de dos años el equipo rojiblanco.

Cuatro temporadas sin llegar a la liguilla es un fracaso, pero lo peor es que debido a los pocos puntos que ha sumado en los dos últimos torneos, en el verano del 2020 podría estar peleando por no descender.

Los números son fríos, en los últimos dos años, las Chivas han ganado uno de cada cuatro partidos.

Como local, en los últimos 24 meses han anotado 20 goles, siendo el peor equipo en este renglón.

En este torneo se ubica en el lugar número 14 con solo 15 puntos, de 39 posibles.  Las Chivas tienen cuatro triunfos, tres empates y seis derrotas

Uno de los factores para los malos resultados es la pésima ofensiva del Guadalajara. Si se analizan los últimos 6 partidos, los jugadores intentaron 77 disparos a gol, solo 25 con dirección a portería y de los 25 solo dos terminaron en gol.

Las Chivas atraviesan por una crisis, las malas decisiones cobran factura. Directivos y jugadores no están a la altura de la gran afición que tienen. Chivas no ha sido capaz de contratar futbolistas de calidad y los que fichó dejaron mucho que desear.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Como ejemplo, Alan Pulido, 3 anotaciones en el torneo de Clausura 2019; Alexis Vega 3 goles, los tres tantos los hizo en un solo partido, ante los Rojinegros del Atlas y Luis Guillermo Madrigal, no tiene una sola anotación.

El pasado 15 de marzo se cumplió un año de ausencia en eventos públicos del propietario de las Chivas, Jorge Vergara, esto generó un vacío al interior del grupo, tras el anuncio de la contratación de Tomás Boy como director técnico; Jorge Vergara, reapareció en redes sociales para darle la bienvenida, el empresario provocó opiniones divididas entre la afición rojiblanca, quienes exigen que venda el equipo o regrese a tomar las riendas.

Como aficionada a las Chivas, no puedo justificar los malos resultados. Los grandes equipos, son eso, grandes y no se pueden dar el lujo de no estar en la gran fiesta del futbol.

Con la contratación de Tomas Boy, quien por cierto siempre mencionó a las Chivas como un equipo mediocre y que, si llegará a descender, «no se acababa el futbol”, dudo cambie el panorama para este, mi equipo.

«El Jefe» Boy, solo estará por cuatro partidos, dice que su objetivo es lograr la clasificación de las Chivas a la liguilla, un reto casi imposible.

De acuerdo con lo que ha mostrado el equipo rojiblanco, se perderá por cuarta ocasión consecutiva la fiesta de la liguilla, y pase lo que pase, no es culpa de un entrenador, la situación del Guadalajara es una enfermedad que lo está matando desde hace más de dos años y quien está a cargo de su salud, no encuentra o no quiere dar la medicina para darle vida. De seguir indiferente ante esto, lo más seguro será que en un futuro no mejore.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *