LAS ETAPAS QUE LE ANTECEDERÁN A LA NUEVA CONSTITUCIÓN

n distintos círculos me han preguntado respecto de la ola “constitucionalista”, en la que muchos se subirán, que va a acontecer antes de la probable promulgación de una nueva Constitución.

He mencionado que a través de diversas experiencias profesionales vividas doy cuenta que darle forma a un modelo distinto, como sería una nueva Constitución, implica pasar por diversas etapas, que este cambio de paradigma es progresivo, que atraviesa fases sucesivas, con estos antecedentes evidenciados a través del tiempo me permiten aventurar las fases por las que va a pasar el tópico constitucionalista en Jalisco, siguiendo a Groos mencionaré: Presentimiento, Shock, Resistencia, Aceptación racional, Aceptación emocional, Apertura e Integración.

Empiezo con describir una de las etapas que ya pasó, la del presentimiento, que puede ser muy breve, muchos lo llamarían fase de “pre-cambio” (porque muchos cambios se empezarán a notar en la siguiente etapa, la de “shock”), donde apenas públicamente se empieza a hablar de lo que va a cambiar, dos muestras de ello: la primera fue la presentación de la Iniciativa de Ley que adiciona el artículo 117 bis a la Constitución Política del estado de Jalisco a cargo del Gobernador Enrique Alfaro Ramírez, el 5 de febrero de 2019 al Congreso de nuestra entidad federativa, y la segunda son las distintas mesas de discusión desarrolladas durante los meses de marzo a julio de este año que organizó el Diputado Héctor Pizano Ramos, en donde tuve la responsabilidad de participar en la primera de ellas con distinguidos juristas.

Se notaba cierta intranquilidad en el ambiente, la explicación la encontramos en que la gente empieza a preocuparse por lo que se imagina que va a ocurrir y por lo que pueda ocurrirles a ellos. La preocupación es la emoción predominante en esta fase.

Enseguida apareció la fase del shock, también en dos tiempos: el primero cuando se presentó ante la Comisión de Puntos Constitucionales y Electorales del Cuerpo Legislativo antes señalado las conclusiones de las aludidas mesas con las diversas modificaciones a la iniciativa en cuestión, consecuencia de los grupos de discusión con miembros de los Poderes Ejecutivo, Judicial, académicos, juristas, medios de comunicación, empresarios y estudiantes y demás miembros representativos de nuestra sociedad: el segundo acontecido el próximo pasado 11 de septiembre donde se sometió el Dictamen a la iniciativa presentada por el Titular del Ejecutivo, que aprobó la comisión de puntos misma que fue aprobada con 31 votos a favor, 6 en contra y 1 abstención.

En esos momentos en los que se dan a conocer los detalles principales de la propuesta, se despeja la preocupación del contenido de la iniciativa, pero aparece una emoción nueva: el miedo. Miedo a lo desconocido, a lo nuevo, a no saber qué hacer ante las probables nuevas condiciones existentes.

Terminadas estas fases entraremos a una muy interesante: la resistencia al cambio, ese que ya se ve en el horizonte. Ésta emerge luego de pasar por el shock inicial, donde las personas que se sientan afectadas intentarán ganar seguridad frente a la nueva situación aferrándose en el estado del arte anterior, defendiendo en el discurso el hacer las cosas tal como se venían haciendo, cuestionando que soluciones aportará este nuevo paradigma, polemizando sobre los qués, los cómos, los porqués, los para qués, los cuándos, los quienes, tratando de demostrar con ello el hecho de que no todo iba tan mal antes y que el cambio no es tan necesario. La irritación y el enfado por no poder lograr su cometido crecerá.

Posteriormente habrá que darle la bienvenida a la etapa de la aceptación racional, ocasión para que paulatinamente sean superados los retoños de resistencia característicos de la fase anterior, el que comience a predominar la convicción de que es necesaria la posibilidad de una nueva Constitución será labor de quien o quienes estén encargados de socializar este tema entre todo el pueblo de Jalisco, para lograr este cometido se hará necesario un enfoque casi, casi individual con objeto de que permee lo positivo de la iniciativa en cuestión.
Si se pretende el éxito en esta fase se deberán resolver dudas de carácter práctico. La preponderancia de la duda, de la desorientación típica de esta fase, hará aparecer sentimientos de frustración y deseos de volver atrás.

Los expertos en el tema señalan que llegará el momento de la etapa de la aceptación emocional, cuando el universo al que estará dirigido el ejercicio de socialización referido parezca convencido de que el cambio es inevitable y de que no hay vuelta atrás posible, es que se habrá llegado al punto crítico emocional en el proceso de cambio. Es el momento de más bajo estado de ánimo, pero el comienzo de la subida de moral de las fases posteriores. En esta fase ya se ha hablado suficientemente de lo que cambia en el conjunto, en cada uno de los afectados y de cómo impactará una nueva Constitución en la vida de los jaliscienses.

La frustración de la que hablé anteriormente se convertirá paulatinamente en nostalgia de cómo eran las cosas antes del cambio, muchos de los que estén del bando de la resistencia al cambio de paradigma darán de que hablar, sin embargo, este esfuerzo se irá transformando paulatinamente en confianza en la nueva situación, ganando adeptos los que estén del lado progresista, la condición para que esto suceda se dará solo si éstos superan el sentimiento de nostalgia, por lo que la gente objetivo empezará a mirar hacia delante en vez de hacia atrás.

¿Cómo se pasará a la siguiente fase? La respuesta la encontraremos cuando se empiecen a ver los objetivos del cambio de una manera realista, a percibir con claridad la nueva situación en la que se pueden solucionar los problemas importantes que nos aquejan en el estado de Jalisco, a mirar con curiosidad, optimismo y entusiasmo a “lo nuevo”. El éxito en esta etapa de apertura estribará en lograr que se olvide el pasado.

Para llegar a la fase de integración, se hace predominante sentir confianza tras las experiencias de éxito y los errores que esperan superar los emprendedores de la nueva Constitución y convencer en las nuevas maneras de solución de los problemas importantes que sufrimos en nuestra entidad federativa para que la gente crea en la bondad del cambio de paradigma propuesto.

¿Qué tópicos se resolverán con una eventual nueva Constitución? En principio mencionaría como respuesta que es muy fácil confundir lo urgente de lo importante, la posibilidad de darnos como sociedad una herramienta jurídica para que, en su caso, se elabore una nueva Constitución para nuestro Estado, lo estimo dentro de lo importante.

La sociedad exige respuestas inmediatas a temas urgentes como inseguridad, economía, medio ambiente, salud y otros tantos, para ello existen autoridades designadas que trabajan en la solución de éstos.

Para atender lo importante, se deberá tener cuidado de que el nuevo texto contenga soluciones para los temas antes señalados y algunos otros que surjan de la deliberación que se dé en torno a la construcción de un nuevo y moderno andamiaje jurídico.

Reitero, es fundamental trabajar en dos pisos, uno que resuelva lo urgente y otro donde se plasmen constructos jurídicos que atiendan la nueva realidad social, política y económica que vivimos en Jalisco en la segunda década del siglo XXI

Y en tanto todo esto ocurre, es menester señalar que entre el día de la presentación de la iniciativa de marras, 11 de septiembre próximo anterior, fecha de la aprobación de ésta por el Congreso del Estado hasta el día de hoy, en los Ayuntamientos continúa la discusión correspondiente para avalar o no la propuesta de adición del artículo 117 bis a la Constitución actual, misma que esta semana se prevé que de manera clara y contundente se reciban los comunicados de ese orden de Gobierno avalando dicha iniciativa en más del 80 por ciento de ellos, incluyendo Municipios donde gobiernan Presidentes Municipales emanados del único partido político que votó en contra de la iniciativa en cuestión, por lo que (en un escenario de normalidad jurídica) la resolución legislativa en comento no tendrá obstáculos en su camino de legalidad y sea publicada por el Titular del Ejecutivo.

Yo prefiero mirar hacia adelante y no ver el futuro por un espejo retrovisor, Usted?

Por Juan Raúl Gutiérrez Zaragoza.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *