LA MASACRE DE MINATITLÁN, REFLEJO DE LA SITUACIÓN NACIONAL

Desde hace unos meses en la ciudad de Minatitlán, Veracruz, la gente procura no salir a bares, antros y sitios públicos cuando cae la noche, tratan con ello de evitar los hechos violentos que se han vuelto comunes en la localidad.

La familia que este viernes santo quiso celebrar el cumpleaños de una de sus integrantes, opto por rentar la palapa “Los Potros”, una de las palapas que se ubican en la colonia Obrera, cerca de la refinería “Lázaro Cárdenas”.

Familiares que festejaban cumpleaños

La fiesta transcurría con normalidad mientras se servia la cochinita que se había preparado para la ocasión y el tecladista amenizaba la reunión. Heber Ricardo Reyes Martínez, dueño del negocio “Los Potros”, se encontraba en el lugar atendiendo a los invitados como era su costumbre.

Entre las 21:00 y 21:30 horas, arribó al lugar el transexual “El Beky”, diciendo que era perseguido por un grupo que trataba de levantarlo. Inmediatamente después de su llegada, testigos afirman, entró un grupo de cinco o seis hombres con armas largas y sometieron a los presentes, empezaron a buscar entre los asistentes y terminaron disparando, dejando un saldo de 13 personas muertas en el lugar, 7 hombres, 5 mujeres y un menor de dos años. Al ser atendida en urgencias, del hospital de PEMEX, una mujer más perdería la vida. Haciendo un total de 14 víctimas hasta esta madrugada.

“El Beky”

Una de las primeras líneas de investigación de las autoridades, es una diferencia amorosa que tuvo el transexual “El Beky”, dueño del bar conocido como “La Esquina del Chacal”, en Minatitlán, el mismo viernes a medio día. No se tienen datos que permitan conocer el motivo por el cual “El Beky” llegó a la Palapa “Los Potros”.

Otra línea de investigación en Minatitlán es el aumento de agresiones y amenazas por parte de los carteles de la droga a los dueños de bares y cantinas, hace unos años los ejecutados eran los taxistas huachicoleros.

La molestia e indignación en los veracruzanos por esta masacre, se acentúa con la lenta reacción de las autoridades estatales ante la tragedia.

El gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, quien se encontraba al momento de la masacre de Minatitlán, en el estadio viendo el partido de futbol donde “Los tiburones rojos” perdieron ante Monterrey;  salió hasta la media noche con un mensaje en redes sociales y aprovechó para quejarse del trabajo del fiscal general del Estado, Jorge Winckler Ortiz, a quien desde que el gobernador llegó al poder el año pasado, no lo ha podido remover como titular de la Fiscalía General de Veracruz, siendo del conocimiento público las profundas diferencias y nula colaboración entre los dos personajes.

Eric Cisneros Burgos, secretario de gobierno de Veracruz, también hizo lo propio, aprovechó para quejarse del trabajo de la Fiscalía del Estado.

Por cierto, en la famosa “reunión de emergencia” no estuvo presente el Fiscal General del Estado de Veracruz, así la colaboración entre autoridades.

Lo que este viernes santo sucedió en Veracruz, es lo que de una u otra forma, se vive o se ha vivido ya en diferentes estados de México, autoridades rebasadas y violencia desbordada.

Your email address will not be published. Required fields are marked *