INOCENCIA VEJADA

INOCENCIA VEJADA

En 2013 murió en una cárcel de Puerto Vallarta el norteamericano Thomas White, donde purgaba una condena acusa de cargos por violación, delitos contra la salud y corrupción de menores. Desde el año 1997 hasta septiembre del año 2000, invitaba a menores de edad a su domicilio donde les daba bebidas embriagantes, droga y dinero a cambio de que tuvieran relaciones sexuales con él. Incluso en varios casos –con un arma de fuego– obligó a los menores a tener encuentros sexuales con otras personas y con él.

En ese municipio también se aposentó otro ciudadano estadounidense, David Creamer, señalado como uno de los mayores productores de pornografía infantil y dentro de los criminales más buscados por el Departamento de Justicia de los E. U. A.

Hoy nuevamente ese municipio jalisciense vuelve a ser noticia por la detención en flagrancia de un empleado municipal, Luis Alonso “N”, el pasado 26 de julio, con una menor de 10 años desnuda, y quien acusó al hoy ex funcionario de haberla abusado sexualmente.

Ante ello, el juez que llevaba el caso no lo vinculó a proceso, al determinar que “los hechos que se señalaban al imputado se trataban del mismo bien jurídico tutelado por los cuales ya estaba vinculado en otro proceso por el delito de abuso sexual infantil.” Argucias legaloides plagadas de corrupción que hoy lo tienen separado de su cargo como juzgador y con sus cuentas bancarias congeladas, no es para extrañarnos, la justicia en México pocas ocasiones es pronta expedita y ciega, y por presión de medios y sociedad, no por otra cosa.

La impunidad sigue jugando un rol central en la existencia y proliferación de este tipo de delitos, así lo señala la Red por los Derechos de la Infancia en México, Redim, que indicó que de cada 100 carpetas de investigación donde los menores son víctimas, sólo una alcanza sentencia condenatoria, asimismo, la tasa de violencia sexual en contra de niñas y niños en México es de 1,764 por cada 100 mil, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, INEGI. Además, cinco mil de cada 100 mil sufren tocamientos. De mil casos de abuso, solo se denuncian ante la justicia alrededor de 100; de esos, solo 10 van a juicio; y de ahí, solo uno llega a condena.

Es de llamar la atención que desde la señal de alarma del caso Thomas White, poco o nada se ha hecho para inhibir esta monstruosa práctica. Así lo señaló el año pasado El Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna) que alertó sobre el aumento del turismo sexual infantil en México. En su informe ‘La trata de personas en el Sector Turístico’ estimó que hay unas 20.000 víctimas de prostitución en el país menores de edad.

Los lugares más afectados por este flagelo son los principales destinos turísticos del país: Acapulco, Cancún y Puerto Vallarta. «También Tijuana por ser el patio trasero de Estados Unidos», agregó.

Hoy es el caso de Luis Alonso “N”, hoy la sociedad está indignada, hoy la autoridad suspende a un juez que lo liberó del proceso, espero qué, en unos años, al igual que pasó hace una década con Thomas White, no tengamos que volver a sentirnos nuevamente enardecidos por otro caso de pederastia que a la distancia se dé por la falta de acción sistemática de sociedad y gobierno.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *