GENESIS PERVERSO

GENESIS PERVERSO

Vuelve a la palestra pública el controvertido Herbert Taylor, poderoso coordinador de Innovación Gubernamental en la administración de Emilio González Márquez (2007-2013) y artífice de Chalacatepec, o el Nuevo Cancún, donde se le acusa de perjudicar a ejidatarios y favorecer a un familiar cercano, así como de haber promovido el voto a favor de Alfaro en el 2012 y llevar panistas al movimiento naranja en perjuicio de Fernando Guzmán, gran perdedor de esa elección.

En entrevista concedida a la periodista Eugenia Barajas, detalla la venta desde el Congreso de Jalisco de cargos de magistrados, jueces, consejeros del Poder Judicial, así como pedir dinero con tal de “agilizar” la justicia.

Asimismo, hace referencia del reparto de posiciones tanto en el Poder Judicial, como en organismos autónomos, mejor conocida esta práctica como “las cuotas de cuates”, que en el caso del PAN, señala Taylor, eran vistas como negocios para favorecer a los amigos, a cambio de dinero y posiciones dentro de ellos.

¿En qué nos afecta esto, amigo lector? Simplemente en que son prácticas que generan un “pecado de origen” que a los ciudadanos nos cuesta muy caro. Le explico con una frase popular “el que paga manda”.

¿Se acusa a algún diputado, presidente municipal, regidor, funcionario de algún delito? El juez que se encarga de sancionarlo, es “cuate”. Mientras que los miembros del Judicial sigan siendo electos por estos medios, no se garantiza que se castiguen los actos de corrupción en el sector público, ni que los perfiles sean los más adecuados para la impartición de justicia.

Botón de muestra ¿No recuerdan ustedes al ex presidente del Supremo Tribunal de Justicia en Jalisco, Luis Carlos Vega Pámanes? el mismo que llamó al hoy diputado Salvador Caro quien era Comisario tapatío, para interceder por dos detenidos y el ocultamiento de antecedentes penales para ser nombrado magistrado, pese a que fue sentenciado en los años 80 por el delito de robo y que hoy se encuentra inhabilitado para el desempeño de cargos públicos.

“Las cuotas de cuates” son las que como estado y como país nos tienen hundidos en la impunidad, ya que según el Índice Global de Impunidad 2020 (IGI-2020), México ocupa el lugar 60 de 69 países analizados por la Universidad de las Américas Puebla (Udlap) además de que las bajas en los índices delictivos no se deben a otra cosa más que el ciudadano al ser víctima de un delito, opta por no denunciar ante la pérdida de tiempo y desconfianza a las instituciones encargadas de perseguir y sancionar a los delincuentes.

De seguir estas prácticas en la designación de miembros del Poder Judicial y de los organismos autónomos, no esperemos reales contrapesos republicanos, ni una justicia ciega, pronta y expedita en beneficio de los ciudadanos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *