Don Jesús a sus 70 años no le teme al Coronavirus

Cada día, minutos después de las 8 de la mañana, Don Jesús llega a tomar su lugar en los pedazos de concreto que acomodó como asiento, abajo del viejo árbol que está en Camino Real a Colima, ahí donde se divide la calle Comonfort y Av. Cristóbal Colón.

Tiene más de 30 años de dedicarse a palear escombro y arena, depende del camionero que lo contrate, la cantidad de viajes que paleará en un día. Dice que ha llegado en algunas ocasiones a hacer hasta 3 viajes en un día, cuando estaba bueno el trabajo.

Gana en promedio $175 pesos por viaje paleado, a veces más, a veces menos, lo malo es que tiene ya más de una semana que no tiene trabajo, «ya se acabaron hasta los frijoles», dice Don Jesús y después sonríe dejando ver su dentadura con solo tres dientes.

A sus 70 años, Don Jesús se ve fuerte, es un viejo correoso al que le brillan sus ojos claros cuando dice que, «en México los que están gordos es por estar nomás aplastados, por no trabajar»; luego sonríe y dice: «con esta situación yo no voy a engordar, me voy a morir por no tener pa’ tragar».

Dice que se la ve difícil para traer a veces «lonche», señala su desgastada bolsa de plástico tejido y un bote con agua. Ya como a las 4 de la tard agarra camino de regreso a su casa, «no hay para el camión, me la tendré que aventar ratitos a pie y ratitos andando, hasta pasando San Agustín», comenta Don Jesús. Habla de más o menos 8 kilómetros

Don Jesús esperando trabajar

No ha sabido dónde apuntarse para recibir ayuda, no tiene celular, no sabe nada de facebook y del candidato que le dió la playera que trae abajo de su camisa, desde hace dos años no sabe de él.

Don Jesús no sabe lo que es el coronavirus, no le teme al Covid-19, le teme a no tener para comer, que le corten la luz, no poder pagar las medicinas de su esposa o la renta de donde vive.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *