CUENTA HASTA 10…

La pasada entrega escribí acerca de la indolencia con la que desde Palacio Nacional se ha tratado el tema de la violencia contra las mujeres. Hoy queda claro que el simplismo y la indiferencia, como en los grandes temas de inseguridad y economía, marcarán a esta administración federal. Como en otras ocasiones, AMLO responde a una grave problemática social de la manera más sencilla, una campaña mediática que hace referencia a otra que por allá de los 90 se hizo popular en televisa “Cuenta hasta 10” como la manera de reprimir la ira, el enojo, la molestia y evitar la agresión contra miembros de la familia.

A tres décadas de distancia, la violencia se ha incrementado de manera exponencial, el bombardeo de la violencia en la cultura cotidiana de los mexicanos a través de la narco música, las narco series, donde se cosifica a la mujer como un artículo a disposición de los hombres, así como la ausencia de cambios fundamentales en la educación y de instituciones fuertes que generen políticas públicas integrales para la contención de este flagelo, nos mantienen como uno de los países con mayores índices de agresión contra la mujer y los niños.

Durante la presentación de la campaña, el vocero de la presidencia, Jesús Ramírez, indicó que se han tomado medidas por parte de las instituciones involucradas, como dicha campaña que presentaron esta mañana, la cual busca reducir las accione violentas contra las mujeres.

Indicó que, como todos los fenómenos sociales, la violencia de género tiene muchas causas y factores, y contradiciendo lo dicho por AMLO, es importante visibilizar el hecho del aumento en las denuncias de violencia de género, así como la tensión que se viven en los hogares por la pandemia. Sin embargo, no se dio un anuncio contundente para atacar de raíz el problema.

Y bueno, no me sorprende ya que los grandes problemas de México los enfrenta un presidente cortito en ideas, en acciones, en decisiones, que pareciera detesta el conocimiento científico, quizás por los 14 años que le costó terminar su carrera, con el mismo simplismo que nos dijo que extraer petróleo “no tiene ciencia”, y que tachó a las empresas de vivienda de corruptos, desdeñando a profesionales de la construcción, y por otra parte llamando “mercantilistas a expertos de la salud, me deja la seguridad de que este en el caso de la violencia intrafamiliar y contra la mujer, con una campaña mediocre cree tener resultados favorables.

No esperemos más que continúe al alza de manera exponencial. Lamentable…

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *