CONVENCIÓN NACIONAL HACENDARIA: TIEMPO DE UNIDAD

Por Juan Raúl Gutiérrez Zaragoza

México es tan diverso como las 69 lenguas nacionales -68 indígenas y el español-, que se hablan en el país, el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (Inali), da cuenta que hay 43 mil 276 localidades que son habitadas por 25 millones de personas que se identifican como indígenas, en total somos 130 millones de habitantes, agrupados en 32 entidades federativas y 2, 465 Municipios más 16 Alcaldías en la Ciudad de México.

Cada uno de esos estados y municipios tienen sus propias costumbres, cultura, tradiciones, quizá por ello no hemos constituido una unidad fuerte, tenemos por otro lado puntos de unión que debemos aprovechar, nos atan nuestro lábaro patrio, el himno nacional, el territorio e innombrables fatalidades, esta pluralidad de representaciones se encuentran plasmadas en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

En este documento se materializa el concepto de federación, que se une a ideas liberales como división de poderes, soberanía, democracia, laicidad, derechos humanos, libertad, pensamientos que deberían conectar a todas aquéllas multiplicidades descritas.

Uno de los principios que mantiene la fusión de entidades federativas con un gobierno federal es el de la soberanía, es decir, el reconocimiento pleno de la federación de que los estados son libres y soberanos unidos por la Carta Magna. Es aquí donde radica la sapiencia de un Titular del Poder Ejecutivo, con tantas diferencias ¿cómo construir entonces una sola unidad nacional donde cada uno tenemos nuestro México?

Es precisamente en esta figura donde, principalmente, recae la responsabilidad de mantener la unidad nacional, velar por satisfacer las necesidades razonables que se planteen, recordemos que en el pasado y por la falta de unidad México ha perdido grandes porciones de ese elemento material del Estado que hablaba Kelsen.

Es cierto que los estados son libres y soberanos, así lo dicen sus Constituciones Locales, pero tienen un compromiso con la federación, que no representa necesariamente un cheque en blanco, ya hablamos de reconocimiento de soberanía, también hay que señalar a la igualdad y a la equidad como parte de la reciprocidad que debe existir entre los dos órdenes de gobierno para obtener un trato justo para ambos firmantes del Acuerdo Federal.

En tal sentido pareciera pertinente la propuesta de algunos gobernadores estatales, Jalisco entre ellos, de revisar el Pacto Fiscal, a nadie debería sorprender que después de 16 años de haberse sellado ese compromiso las partes contratantes se convocaran para revisar si subsisten las condiciones en las que se suscribió ese convenio y el momento actual.

He escuchado algunas voces que mencionan que nos tiempo de revisar el pacto fiscal, que es momento de atender la pandemia, sin embargo, este flagelo habrá que dividirlo en dos partes: coronavirus y corona crisis.

Es indudable que el Coronavid-19 requiere la mayor parte de las atenciones de los Gobiernos, sin embargo, es dable pensar que no todos los funcionarios gubernamentales se dedican al combate de ese azote, existen estructuras administrativas en los tres órdenes de gobierno que soporten una probable convocatoria al análisis fiscal propuesto, un gobierno no es ni debe ser monotemático.

Solo para poner el ejemplo de la mayor autoridad administrativa federal en temas fiscales que es la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, es de destacar que a nivel central cuenta con 3 Subsecretarías, una Oficialía Mayor, una Procuraduría Fiscal, una Tesorería de la Federación, diez y siete Unidades Coordinadoras, cinco organismos desconcentrados, siete Organismos descentralizados y siete Empresas de Participación Estatal Mayoritaria, donde cada una de estas instancias cuentan con un sinnúmero de Directores Generales, Directores de área, Sub-directores, Jefes de Departamento y demás servidores públicos de todos los niveles.

La propuesta para una revisar el pacto fiscal tendría eco, como ya hemos mencionado, en no pocos gobernadores estatales que se han pronunciado en este sentido como los de Aguascalientes, Yucatán, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Querétaro, Quintana Roo, Tamaulipas y Baja California Sur, Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas y Jalisco.
Así mismo, el C. Diputado Alfonso Ramírez Cuellar, Presidente Interino del Partido Político Movimiento de Regeneración Nacional y Presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, desde el 24 de noviembre de 2019, también se pronunció a favor de la organización de dicha Convención “Aprobado el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para el ejercicio fiscal del 2020, se requiere organizar una Convención Nacional Hacendaria con el propósito de fortalecer las finanzas públicas del país.”

Finalmente recordemos que las organizaciones empresariales se han manifestado a favor de la revisión, por lo que con las representaciones formales de trabajadores y de la sociedad civil, sumados a la concurrencia de los tres órdenes de gobierno pareciera un buen quorum para discutir los mecanismos de perfeccionamiento del Sistema Nacional de Coordinación Fiscal.

En la siguiente entrega se propondrán los pasos que pudiera seguir el camino a una Convención Nacional Hacendaria.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *