Construcciones ilegales amenazan la zona arqueológica de Teotihuacán

Construcciones ilegales amenazan la zona arqueológica de Teotihuacán

Durante su esplendor, Teotihuacán fue el centro de poder más notable de toda Mesoamérica. En términos ceremoniales, políticos y económicos, se posicionó como una potencia continental. Las ruinas que se conservan a unos 50 kilómetros de la capital mexicana son un destello débil del poderío militar y social que representó la ciudad en su momento.

Hoy en día la herencia milenaria está en peligro por un proyecto de construcción privado en sus alrededores.

En respuesta, las autoridades enviaron a 250 efectivos de la Guardia Nacional y 60 policías para confiscar los terrenos próximos a las ruinas prehispánicas de Teotihuacán, donde la construcción ilegal estaba destruyendo las partes periféricas del sitio arqueológico.

Se trata de un predio de siete hectáreas, a unos 800 metros de la zona arqueológica, que pertenece a la familia del exalcalde local René Monterrubio. El terreno se encuentra en el Área B, la zona protegida por la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos.

La semana pasada las autoridades arqueológicas mexicanas informaron de que habían intentado desde marzo detener el proyecto de construcción privado, pero los trabajos continuaron. El plan era construir una especie de parque recreativo.

Las obras no autorizadas fueron condenadas «enérgicamente» por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), como un asalto directo al patrimonio arqueológico nacional.

Otras obras no autorizadas destruyeron parte de los monumentos arqueológicos en las parcelas 23 y 19 de Oztoyahualco, en el municipio de Teotihuacán. El subsuelo alberga alrededor de 25 estructuras arqueológicas, así como cuevas con vestigios prehispánicos de incalculable valor. Los daños se produjeron específicamente dentro de la zona B.

En general, en los últimos 15 años se ha perdido 40% de las 3.118 hectáreas que conforman el área de amortiguamiento que rodea la zona arqueológica, aseguró Saúl Alcántara, presidente del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos) México.

Por su parte, el titular de la zona arqueológica, Rogelio Rivero Chong, precisó que se tienen actualmente identificadas una docena de construcciones irregulares en la zona B, donde los terrenos son de particulares.

«Otros casos se dan por el crecimiento de una familia que construye un cuartito más; tenemos muchas de ese tipo», declaró citado por Heraldo de México.

Las ruinas de Teotihuacán son las más visitadas de México. Cada año 2,6 millones de personas llegan allí.

Es mejor conocida por sus templos gemelos del Sol y la Luna, pero en realidad era una gran ciudad que albergaba a más de 100.000 habitantes y cubría alrededor de 20 kilómetros cuadrados. Floreció entre los años 100 a. C. y 650 d. C., pero después fue abandonada. Su verdadero nombre sigue sin estar claro, su denominación actual la recibió de los aztecas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *