ALFARO, OTRO CAMBIO DE ESTRATEGIA ANTE AMLO

Lejos quedaron aquellos tiempos, en los que su aliado político, Andrés Manuel, iba a Tlajomulco, a hacer campaña en favor de Enrique Alfaro Ramírez.

No sé si eran amigos, pero caminaban juntos en el terreno de la política. Su alianza se antojaba indestructible.
Pero, de pronto, Enrique comenzó a caminar solo.

Prácticamente se adueñó del Partido Movimiento Ciudadano, abandonó a su primer aliado, Raúl Padilla y también se deshizo de López Obrador.

Como si se hubiera aligerado la carga, Alfaro inició exitosamentela lucha electoral de grandes ligas, y aunque perdió las elecciones para Gobernador, en 2012, tres años después ganó la Presidencia Municipal de Guadalajara, una plataforma que lo llevó a la gubernativa.

Nada malo para un joven.que obtuvo una diputación local, con las siglas del PRD, franquicia que manejaba desde entonces, el poderoso líder universitario, Raúl Padilla.

Desde que era candidato López Obrador, y Enrique Alfaro también, en el 18, ambos convirtieron sus campañas en una serie de trepes mutuos, como las coplas de Pedro el bueno y Jorge el malo, en Dos Tipos de Cuidado.

Obrador le decía traidor al jalisciense, y éste le contestaba cualquier cosa.

Ya como gobernador electo, Alfaro siguió de rijoso contra el Presidente electo, y ya en la Presidencia, López lo llamó a la cordura en un acto en Guadalajara, y hasta hizo que le diera un abrazo al superdelegado Lomelí.

Luego vino una miniluna de miel, y Alfaro, que finalmente se dio cuenta de que nada le sirvió al gobierno jalisciense, porque vinieron crueles recortes presupuestales y falta de apoyo en seguridad y salud.

Hoy, Alfaro cambia de estrategia, y le habla fuerte al Presidente en el tema de la seguridad, y encabeza a un grupo de gobernadores que rechazaron unirse al Insabi.

Es difícil que un gobernador sólo, le haga mella a la voluntad y hasta capricho presidenciales.

Veo difícil que Jalisco gane algo importante con una actitud dura, del gobernador ante un presidente de un poder omnímodo.

Pero creo que no le dejan otra salida a Enrique Alfaro.

Your email address will not be published. Required fields are marked *