«Se cometió un acto de traición a México por parte de un grupo de legisladores que en vez de defender lo público se convirtieron en francos defensores de empresas extranjeras», sentenció el mandatario en su conferencia de prensa de este 18 de abril.

López Obrador subrayó que dichas personas respaldaron a las empresas extranjeras y no al país. «Estos diputados los respaldaron a los saqueadores», agregó.

Aunque la reforma eléctrica impulsada por el presidente tuvo 275 votos a favor ésta no alcanzó la mayoría calificada necesaria para los cambios constitucionales. Se emitieron 223 votos en contra.

«Muy lamentable lo que sucedió aunque tampoco es extraño (…) Los conservadores siempre han apoyado a los intereses extranjeros en contra del interés nacional», dijo el mandatario.

La propuesta energética de López Obrador pretendía modificar los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución mexicana y en ella se plantearon dos aristas que han sido los más polémicos: el fortalecimiento, por ley, de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la nacionalización del litio.

De acuerdo con el propio presidente de México, la reforma buscaba reparar el daño provocado por los gobiernos neoliberales anteriores que premiaron a la iniciativa privada en lugar de las empresas estatales.

López Obrador señaló el pasado 11 de abril que tiene un plan alterno para proteger el litio: cambiar la Ley Minera.

«En el caso de que no se alcance la mayoría absoluta, al día siguiente envío la ley para reformar la Ley Minera y proteger el litio», sentenció el mandatario.