El expresidente de México, Carlos Salinas de Gortari, volvió a ser tema en medios mexicanos tras su aparición en un restaurante de la capital española.

El hecho fue reportado por el chef mexicano Pedro Evia, quien a través de su cuenta de Instagram compartió una imagen de la visita que realizó el exmandatario del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a su restaurante, Q78.

En la publicación, Evia expresó su admiración por Salinas de Gortari, quien se caracteriza por ser uno de los políticos mexicanos más discretos, pero a la vez uno de los peores posicionados en la opinión pública mexicana, ya que durante su Gobierno se dio una ola de privatizaciones y operaciones financieras que acabaron endeudando a buena parte de los mexicanos.

Durante su sexenio, que transcurrió de 1988 a 1994, se diseñó el Fobaproa, un fondo creado para salvar a los bancos de la crisis y la falta de liquidez con una deuda que, al final, acabaron pagando los ciudadanos mexicanos en hasta 43.000 millones de pesos al año (unos 2.000 millones de dólares).

Fue por ello que la fotografía provocó diversas reacciones negativas en redes sociales. La postal, originalmente, se compartió tanto en la cuenta personal de Evia como en la de Q78, establecimiento que ya ha recibido a otros mexicanos como el futbolista Rafa Márquez.

Salinas de Gortari ha llevado una vida discreta. Prefiere mantenerse alejado de los reflectores. De hecho, es de los pocos expresidentes mexicanos que ni siquiera cuenta con redes sociales.

¿Cuánto cuesta cenar en el Q78?

El restaurante Q78 fue inaugurado este mismo año con la intención de ofrecer comida típica de Yucatán (de donde es originario Pedro Evia) a comensales españoles.

Entre los platillos que ofrece Q78 Gastromezcal está la torta de cochinita pibil (tradicional o ahogada), postres como las marquesitas, potaje de lentejas y cerdo, aguachile negro y hasta enchiladas de mole negro que se pueden acompañar con más de 240 variedades de mezcal.

Los precios de las entradas van desde los 12 euros, como la torta de cochinita; otros como el ceviche vegano de coliflor ahumada o de pescado y el callo de hacha con chile habanero rondan los 16 euros.

Platillos como la tarta de atún y los tradicionales papadzules rondan los 22 euros, mientras que las enchiladas de mole rellenas de pavo salseados pueden llegar a los 19 euros; el potaje de cerdo, preparado como si fueran carnitas estilo Michoacán, llega hasta los 45 euros.

Otros platillos que se sirven son las cazuelas, cuyo valor ronda entre los 40 y los 84 euros, dependiendo de cómo se prepare (puede ser con cochinita, chicharrón de pulpo o parrillada mixta.

Los postres como marquesitas o buñuelos tienen un costo de 10 euros, mientras que las bebidas pueden llegar hasta los 15 euros.

Con información de Sputnik