El 15 de julio la Secretaría de Marina de México detuvo al fundador del Cártel de Guadalajara, una de las organizaciones criminales más grandes en la historia de América Latina y en la cual participaron personajes como Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, Miguel Ángel Félix Gallardo y Ernesto Fonseca.

Rafael Caro Quintero fue detenido entre los matorrales de una zona boscosa del municipio de San Simón, en el estado de Sinaloa, al noroeste del país latinoamericano. De este modo, se asesta un golpe desde Estados Unidos, que busca extraditarlo desde 2013 por el asesinato del agente especial de la DEA, Enrique Kiki Camarena, en 1985.

El fiscal general estadounidense, Merrick Garland, ya ha dicho que su país buscará la «inmediata extradición» de este criminal. Además, aseguró que, por fin, se hace justicia a uno de los casos más ríspidos en la historia de la justicia norteamericana.

La captura de este criminal originario de Badiraguato se da luego de que en 2013 el narcotraficante logró obtener un amparo que le permitió salir de prisión tras de 28 años encarcelado en penales federales como el de Almoloya y el de Puente Grande, sin recibir una sentencia condenatoria.

Desde entonces, la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas) consideró a Caro Quintero como uno de sus prófugos más buscados, y por quien ofrecía una recompensa de 20 millones de dólares.

¿Pero qué pasó exactamente con ‘Kiki’ Camarena?

Además de acusarlo del tráfico de marihuana y cocaína a suelo estadounidense, las autoridades lo señalan por haber participado en el secuestro, tortura y asesinato de agente de la DEA, Enrique Kiki Camarena, y al piloto Alfredo Zavala, ambos secuestrados el 7 de febrero de 1985, en Guadalajara, principal centro de operaciones del cártel.

Camarena era un agente encubierto que investigaba las operaciones criminales del Cártel de Guadalajara, incluyendo la localización de sus sembradíos, hasta que fue secuestrado por presuntos agentes judiciales que seguían órdenes de Caro Quintero, Félix Gallardo y Fonseca Carrillo, los tres grandes narcotraficantes de la década de 1980 en México.

Un mes después, los cuerpos fueron hallados en un rancho de Michoacán con señales de tortura, sin que hasta el momento se tenga certeza jurídica de quiénes fueron los autores materiales del crimen.

La Corte del Distrito Este de Nueva York acusa a Caro Quintero de ser quien ordenó matar a Camarena, luego de que éste descubriera un sembradío de marihuana ubicado en un rancho de Chihuahua llamado Búfalo.

Tras el hallazgo, se organizó el Operativo Búfalo, en noviembre de 1984, para asegurar las 544 hectáreas del rancho mencionado y confiscar cerca de cuatro toneladas de marihuana, lo que se consideró un duro golpe para el Cártel de Guadalajara.

En abril de 1985, Rafael Caro Quintero fue detenido en Costa Rica, en un rancho conocido como «El Castillo», en donde se escondía con su pareja, Sara Cossio, una joven de 17 años sobrina de Guillermo Cossio Vidaurri, quien se convertiría en gobernador de Jalisco cuatro años después.

En la cultura popular, el llamado Narco de Narcos fue protagonista de muchos corridos, nombre que reciben las canciones del género regional mexicano que cuentan historias de todo tipo, desde grandes hazañas de bandoleros hasta actos heroicos de luchadores sociales.

De entre los muchos corridos que recibió Caro Quintero, figura El R.Uno, tema compuesto por Los Tigres del Norte, la agrupación de música norteña más representativa de México y de la comunidad hispanoamericana de Estados Unidos.

También fue incluido como personaje principal en la serie Narcos, de Netflix, donde fue interpretado por el actor mexicano Tenoch Huerta.

Con información de Sputnik