El hijo mayor del presidente de México aseguró que nunca se ha beneficiado del erario público luego de que un reportaje realizado por Latinus y la organización Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) lo acusara de haber vivido en varias casonas de Houston.
En un comunicado difundido en redes sociales, también negó tener relación alguna con la empresa Baker Hughes, en la cual supuestamente trabajó su esposa Carolyn Adams, de acuerdo con información de Latinus.

«Soy un ciudadano privado y no tengo injerencia alguna en el Gobierno de México. Mis ingresos provienen al cien por ciento de mi trabajo en Houston. No hubo ni habrá conflicto de interés. Les pido respeten mi vida privada y la de mi familia», aseguró José Ramón López Beltrán.

Además, dijo que desde 2020 trabaja en Houston, Estados Unidos, como asesor legal y de desarrollo para la compañía KEI Partners.

La que también respondió fue su esposa Carolyn Adams, quien según Latinus y Mexicanos contra la Impunidad y la Corrupción (MCCI) trabajó para Baker Hughes, compañía energética que, de acuerdo con estos medios de comunicación, se vio beneficiada por el Gobierno de México debido a la presunta cercanía que tiene dicha empresa con José Ramón López Beltrán.

Ante esas críticas, Adams aclaró que nunca ha trabajado ni colaborado para Baker Hughes y hasta compartió screenshots para explicar que la mansión donde vivió con el hijo mayor de López Obrador fue rentada.

«Aquí se tiene que usar un agente inmobiliario con licencia y rara vez se conocen las partes (arrendador y arrendatario). Todo se hizo bajo formalidad, reglas y requisitos estadounidenses: contrato depósito en garantía, rentas mensuales», afirmó Adams.
Y aunque reconoció que durante algún tiempo trabajó en el sector energético mexicano, negó que exista un conflicto de interés entre ella, su familia y el Gobierno de México.

También mencionó que es una ciudadana estadounidense de origen brasileño y que estudió en San Diego para después realizar prácticas profesionales en los Emiratos Árabes Unidos, donde, dijo, comenzó a trabajar para la industria energética.
Compartió que se ganó la Beca Bill Clinton y que ha trabajado para la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Además, explicó que ella y su esposo viven en Estados Unidos para evitar conflictos de interés con el Gobierno de su suegro, el presidente López Obrador.

Con información de Sputnik