El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, confirmó que 50 migrantes murieron asfixiados en un remolque abandonado cerca de la ciudad estadounidense de San Antonio (Texas, sur).

“50 fallecidos. 22 mexicanos. 7 guatemaltecos. 2 hondureños. Los demás por ser identificados aún. Estamos de luto. Tragedia enorme. México se incorpora a indagatorias en Estados Unidos, coordinados con Departamento de Seguridad Interior [DHS]», informó el canciller en la red social Twitter.

Los migrantes fueron hallados el 27 de junio en el camión abandonado en las afueras de San Antonio, una zona árida a 250 kilómetros de la frontera con México.

Los trabajadores de emergencia rescataron a 16 personas con vida, 12 adultos y cuatro menores, que fueron trasladados a hospitales cercanos.