El documental de Netflix El estafador de Tinder retrata los engaños de un israelí para seducir mujeres y así robarles millones de dólares. La producción fue un éxito y motivó que en redes sociales, y bajo el hashtag .#TheTinderSwindler, mujeres de diversos países denunciaran estafadores con una operativa similar al israelí Simon Leviev, —de nombre real Shimon Hayut— el protagonista del documental.

América Latina no fue la excepción y tanto en Colombia como en Argentina pueden encontrarse dos hombres que se valieron de su poder de seducción para estafar a mujeres.

Un falso ganadero de Colombia

La usuaria de Twitter Carolina Marín Ruiz denunció al colombiano Juan Fernando en su red social el 6 de febrero, tan solo cuatro días después del estreno de El estafador de Tinder.

Según contó la joven, el estafador, quien se hace llamar ‘paisa’ o ‘ganadero’ opera en las aplicaciones de citas Tinder, Bumble y Badoo.

Se conocieron gracias a un match en Tinder y, de forma similar a la estafa emocional que realizaba Leviev a sus víctimas para que se enamoren de él, Juan Fernando intercambió constantes llamadas, mensajes y saludos con la chica. Incluso planificó un viaje a la ciudad de Manizales—oeste de Colombia—para conocerla.

Durante el día estipulado para el encuentro, el hombre llamó a Carolina en varias oportunidades hasta que le comentó que se encontraba en un puesto de control del Ejército colombiano, donde tuvo inconvenientes. En ese momento, el hombre pidió dinero a la mujer con la excusa de necesitarlo para poder atravesar el control.

Marín Ruiz no accedió a enviarle dinero y respondió al hombre que no caería en su estafa.

Rápidamente el hombre evadió cualquier tipo de comunicación pero Carolina pudo acceder a su ubicación: el sitio donde se encontraba el ‘Paisa’ era cercano a la cárcel Las Heliconias de Leticia, en el departamento de Caquetá—al sur del país— por lo que es posible que haya intercambiado mensajes con una persona privada de libertad.

La chica intentó denunciarlo ante la Policía de Colombia pero, al no tener éxito, decidió divulgar su historia para que otras mujeres estén alerta.

Además, aclaró que las fotos que utilizaba Juan en sus redes pertenecían a otro hombre, por lo que se desconoce el rostro real del estafador.

«El gigoló» argentino

El caso de Javier Bazterrica fue conocido públicamente en Argentina en 2015 gracias a una denuncia realizada por la actriz Adriana Mendoza, quien era en ese momento su pareja.

Mendoza acusó a Bazterrica de haberla estafado en unas inversiones en la Bolsa por un valor de 5.000 dólares.

Sin embargo, no era la primera vez que el supuesto ingeniero agrónomo y propietario de campos era acusado por una mujer: ya tenía una denuncia en la ciudad de Rosario y otras cinco en la ciudad de Buenos Aires.

A pesar de ser condenado por estafa y cumplir una condena de tres años en prisión, Bazterrica, que pasó a ser conocido en medios argentinos como ‘El gigoló’, todavía se declara inocente y hoy se encuentra en libertad, de la misma manera que el estafador israelí.

¿De qué trata el documental ‘El estafador de Tinder’?

El largometraje, dirigido por Felicity Morris revela, a partir del propio relato de las víctimas así como de documentación probatoria, la estrategia empleada por Simon Leviev, un estafador israelí que fingía ser parte de la familia que tiene a su cargo la empresa millonaria LLD Diamonds.

Se estima que Leviev, adquirió alrededor de 10 millones de dólares tras estafar a víctimas de toda Europa mediante un esquema Ponzi, un tipo de estafa que solventaba su calidad de vida con dinero de víctimas anteriores y al mismo tiempo atraía nuevas candidatas.

El caso tuvo notoriedad pública luego de que en 2019 periodistas del medio noruego Verdens Gang, con la colaboración del periodista israelí Uri Blau, publicaron un artículo titulado The Tinder Swindler. La investigación fue recogida luego en el documental de Netflix del mismo nombre, estrenado en 2022.

Leviev se encuentra actualmente en libertad, luego de haber cumplido cinco de los 15 meses de prisión a los que fue condenado en Israel por robo, falsificación y fraude.

Con información de Sputnik