El Gobernador del Estado de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, presentó este jueves una iniciativa ante el Poder Legislativo para reformar la Ley de Educación del Estado. La propuesta busca garantizar que el programa de entrega de uniformes, mochilas, útiles y calzado se convierta en un derecho para las familias jaliscienses.

Esta iniciativa, según Alfaro Ramírez, es un paso para institucionalizar una política pública que inició hace más de una década en Tlajomulco y que actualmente beneficia a 1.2 millones de niñas y niños de educación básica en todo el estado. «Queremos que esto se convierta en un legado duradero, más allá de las administraciones de turno», afirmó el Gobernador.

Además de establecer la entrega de estos insumos educativos como un derecho, la iniciativa contempla una suspensión de la distribución durante el año electoral de votación para el titular del Ejecutivo del Estado. Esta medida pretende evitar el uso político de los programas sociales.

El Gobernador enfatizó en los resultados positivos del programa, destacando la disminución de la deserción escolar y la eliminación de barreras para la continuidad educativa. Estos beneficios se han reflejado en diversos estudios.

Para el año 2024, los recursos destinados originalmente para este programa serán redirigidos para el equipamiento escolar, fortaleciendo así la educación integral. La iniciativa también prevé la creación de un fondo especial para la educación, alimentado por recursos federales, estatales, municipales y donaciones, que financiará la entrega gratuita de estos materiales educativos.

El Gobernador dejó en manos del Congreso de Jalisco la responsabilidad de discutir y perfeccionar esta iniciativa, con el objetivo de asegurar su efectividad y desvinculación de intereses políticos. Celebró también el consenso alcanzado con el Congreso y el trabajo conjunto con las secciones 47 y 16 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.