En sesión extraordinaria diputados aprobaron reformas al Código Penal de Jalisco para endurecer las penas a quien prive de la vida a personal de seguridad y de procuración e impartición de justicia.

La pena será de 12 a 18 años de prisión a quien prive de la vida a otra persona de este ámbito, pero si se trata de homicidio calificado la sanción será de 40 a 70 años de prisión.

Dicha reforma también establece que cuando el daño sea a cosas que estén destinadas a funciones de seguridad pública, impartición y procuración de justicia o se cometa contra cosas en posesión o propiedad de personas que desarrollen de seguridad pública con motivo del cumplimiento de sus funciones o por consecuencia del cargo, se impondrán de seis meses a ocho años de prisión y multa por el importe de cuatro a 40 veces el valor diario de la unidad de medida y actualización.

El diputado Salvador Caro Cabrera, Presidente de la Mesa Directiva aseveró que «la legislación aprobada tiene tres propósitos: el disuasivo, que se conozcan cuáles son las consecuencias de atentar contra policías, contra personal de procuración e impartición de justicia; por otra parte, quien logre dar ese paso que reciba sanciones verdaderamente severas con las agravantes que el día de hoy se están aprobando, y finalmente mandar una señal de que los poderes públicos están unidos en la integridad de los esfuerzos del estado y también hacer valer la fuerza de la misma».

Cabe señalar que entrará en vigor una vez que sea publicada en el Periódico Oficial «El Estado de Jalisco».