Aunque los índices de contagio y fallecimiento por COVID-19 van a la baja y algunas medidas sanitarias se han flexibilizado, es necesario continuar por algún tiempo con la utilización de cubrebocas en espacios cerrados y abiertos, el lavado de manos y seguir promoviendo la vacunación, expresó el Director de la División de Disciplinas Clínicas del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), doctor Héctor Raúl Pérez Gómez.

  Al impartir la conferencia Estado actual y futuro del COVID-19, con la que se inauguró el ciclo escolar  2022 A de los cursos y talleres del Sistema Universitario para el Adulto Mayor (SUAM), dijo que dichas medidas deben seguir prevaleciendo como las más importantes para la contención de la enfermedad.

  “México se encuentra en una de las fases de mayor control epidemiológico de la pandemia, lo que permite flexibilidad de las medidas de control epidemiológico, pero otras se deberán mantener durante un periodo adicional, en tanto la vigilancia epidemiológica nos permita llegar a niveles de mucha mayor seguridad, incluso de la posibilidad de prescindir en el futuro, no ahora, del uso del cubrebocas en espacios abiertos”, apuntó.

  Explicó que el avance de la vacunación ha sido un factor importante y tanto en México como en el estado de Jalisco es muy interesante, de buen nivel, aunque no el ideal, pero que permite la flexibilización de las medidas.

  “México, para noviembre del 2021 había avanzado con la vacunación del 100 por ciento de su personal de la salud, 77 por ciento de las personas de entre 40 y 50 años, con 83 por ciento de adultos mayores y con 80 por ciento de personas entre 50 y 60 años”, informó.

  Pérez Gómez expresó que algunos organismos consideran que el COVID-19 pronto puede dejar de ser pandemia para convertirse en una enfermedad endémica, que seguirá circulando en el mundo pero no estará presentándose con la intensidad de las olas epidemiológicas y posiblemente el pico de esta enfermedad endémica sea como la de una enfermedad estacional, donde los principales brotes pueden ser regionales, locales y en épocas más frías del año.

  “En cuanto al futuro de la vacunación frente a la infección por COVID -19, con vacunas efectivas que permitan la finalización de la pandemia, en el plazo de uno a dos años en el periodo post-pandémico es clave el mantenimiento de la inmunidad contra el virus, por eso todavía no se puede definir si las siguientes vacunaciones serán anuales, bianuales o con qué periodicidad, se tiene que seguir monitoreando la respuesta inmune después de la  vacuna”, apuntó.

  Señaló que uno de los retos será para los sistemas de salud, quienes se enfocaron en la atención de esta enfermedad y ahora deberán empatar esta atención a la enfermedad con la de otros padecimientos, donde incluso hubo rezagos.

  La maestra Ana María de la O Castellanos, Secretaria Académica del SUAM, al inaugurar el inicio de cursos dijo que se impartirán 21 cursos a 437 estudiantes y recordó que hace 10 años cuando inició el sistema la primera generación estuvo integrada por 98 alumnos.

  “Con eso se pueden dar una idea de cómo ha crecido este programa gracias al apoyo de profesores y de quienes confiaron en todo este proyecto, que nace con la intención de recuperar la experiencia del adulto mayor y mejorar sus condiciones de vida. También nosotros aprendemos de la experiencia de cada uno de los estudiantes. En estos diez años han transitado por aquí cerca de 5 mil alumnos”, dijo.

  El maestro Jorge Hugo Vázquez, miembro del Consejo Académico del SUAM expresó que con este sistema la universidad amplía la oferta no sólo a estudiantes jóvenes, sino a los adultos mayores con el objetivo de qué continúen su formación a lo largo de toda su vida para que sean personas activas, nunca debe dejar uno de seguir aprendiendo, produciendo cosas nuevas y aportando a la comunidad.

Con información de Prensa UdeG