Después de tres semanas de viajar por el país, Claudia Sheinbaum y Adán Augusto López están actualmente empatados técnicamente en su objetivo de liderar la coordinación de los comités para la cuarta transformación.

Los resultados de la empresa encuestadora Opinión-Pública, publicados el miércoles por Reporte Índigo, el exalcalde de la Ciudad de México tiene un 32.33% de preferencias, mientras que un 31.97% de las personas se inclinan hacia el exgobernador de Tabasco.

Según los números, López Hernández ya tiene una ventaja de poco más de cuatro puntos sobre el ex canciller Marcelo Ebrard, quien tiene una intención de voto del 27.1%.

Sin embargo, a diferencia de los otros candidatos, es evidente que Adán Augusto López Hernández está disfrutando de su gira en busca de ganar la encuesta.

Mientras que sus números respaldan la razón de su avance en las encuestas, ya que ha realizado 43 asambleas informativas en 39 ciudades de 17 estados del país en solo 16 días, lo mejor de Adán Augusto es su actitud. Está claro que disfruta del contacto con la gente y de tratar con la prensa, algo que se ha complicado para sus oponentes. Claudia Sheinbaum no interactúa con las personas que se acercan a ella, parece cansada y harta de asistir a eventos masivos. Su frustración puede derivar de haber creído que ella era la elegida para suceder a López Obrador, y ahora se da cuenta de que no solo tiene que ganar una elección interna en la que no convence, sino también vencer a una mujer que es muy superior a ella en carisma y experiencia de vida.

El caso de Marcelo es diferente, su estrategia no le ha permitido avanzar, sus «reuniones de trabajo» con «liderazgos destacados» no le han traído nada. Sus intervenciones en los medios no le han ayudado, poniéndolo contra la pared, como su declaración en La Jornada: «Lo único que me haría romper lazos con Morena, lo inaceptable, es si intentan hacer algo turbio, algo extraño, una adulteración del significado de la encuesta», que muchos han interpretado como una preparación para abandonar el partido fundado por López Obrador.

Ante este contratiempo de los oponentes de Adán Augusto, el ex Secretario de Gobernación se ha dedicado a hacer y ser lo que se debe hacer y ser en una campaña: un candidato, y los resultados son evidentes.

Con Adán Augusto hay plazas llenas donde es difícil encontrar al candidato entre tanta gente que lo rodea, sus discursos se alinean con la ideología de la cuarta transformación, atención a los medios con respuestas firmes a preguntas que no debería responder en este momento de la campaña, o respuestas claras que sorprenden a los oradores.

La respuesta al fuego amigo puede estar por llegar, ya que no se puede olvidar que Adán Augusto López Hernández ha sido el segundo hombre más informado del país. Otra ventaja para Adán frente a sus oponentes.

Para la recopilación de datos, la empresa encuestadora entrevistó a mil ciudadanos mayores de 18 años en las 32 entidades federales, utilizando una encuesta automatizada realizada a través de teléfonos fijos y móviles.